El pacto progresista aspira a seguir en Canarias, pero Torres no descarta otros acuerdos

Canarias vivió un vuelco electoral en 2019, con un acuerdo progresista liderado por el PSOE, el «Pacto de las Flores», que puso fin a 26 años de Coalición Canaria (CC) al frente del Gobierno autónomo; aunque las fuerzas que lo suscribieron aspiran a seguir, el líder socialista Ángel Víctor Torres no descarta otras combinaciones.

 

En legislaturas pasadas, Canarias se había acostumbrado a gobiernos de CC apoyados alternativamente por PSOE y PP, pero tras cuatro años de pacto progresista -PSOE, Nueva Canarias, Sí Podemos Canarias y la Agrupación Socialista Gomera (ASG)-, los 1.778.282 electores convocados deben decidir el 28 de mayo si ratifican este rumbo o si ofrecen otras combinaciones.

El ambiente demoscópico apunta a que crece sobre todo el PP, algo el PSOE, se mantiene ASG, caen ligeramente o se mantienen NC y Unidas Sí Podemos, retrocede CC y desaparece Ciudadanos.

Otras posibilidades pasan por incorporar nuevos ingredientes al potaje parlamentario, como Vox y Drago Verdes Canarias, sobre cuya entrada las encuestas no son unánimes.

UN SISTEMA ELECTORAL COMPLEJO COMPLICA LAS PREVISIONES

Las previsiones nunca son fáciles en Canarias, dado el complejo, fragmentado y desigual sistema electoral, en el que los electores disponen de dos urnas y por tanto pueden dividir su voto.

Además, hay un panorama de pactos abierto, en un entorno político sin trincheras profundas y con líneas rojas escasas.

En una urna está la circunscripción electoral regional única, en la que se eligen 9 de 70 diputados y en la que el voto de cada cual tiene el mismo peso.

En la otra urna se vota por los 61 representantes insulares en siete circunscripciones distintas, con el peso del voto muy desproporcionado a favor de los habitantes de las islas menos pobladas, de manera que en el Parlamento puede haber un diputado con mil votos detrás y otro que ha necesitado 25.000.

Todo ello aleja la posibilidad de mayorías absolutas, desconocidas en el Parlamento de Canarias, y puede colocar de nuevo a los tres diputados que se esperan para ASG (los mismos que obtuvo en 2019 con poco más de 6.000 votos) como pivote de eventuales pactos a izquierda o derecha.

Por eso todos miran a La Gomera, sobre todo al pulgar del presidente del Cabildo insular, Casimiro Curbelo, quien a sus 67 años lleva 32 de mayorías absolutas en ese puesto, primero con el PSOE y desde 2015 con su propio partido, con el que también lidera la lista al Parlamento de Canarias.

Curbelo fue aliado de CC durante la presidencia del nacionalista Fernando Clavijo (2015-2019), pero eligió el Pacto de las Flores en 2019, y podría ser decisivo también en estos comicios, en los que ninguna de las principales fuerzas políticas, salvo el PP, ha renovado su cabeza de cartel.

LOS CANDIDATOS

El PSOE, que ocupa ocho de los once asientos en el Consejo de Gobierno, aspira a aumentar sus 25 diputados con Ángel Víctor Torres al frente, un líder no tan conocido hace cuatro años pero que se ha consolidado al frente del partido y del Gobierno con una gestión marcada por la estabilidad en medio de las turbulencias de la pandemia o la erupción volcánica de La Palma.

Nueva Canarias, que obtuvo cinco escaños en 2019, concurre como es habitual con el incombustible Román Rodríguez, quien ya fuera presidente del Gobierno de Canarias entre 1999 y 2003, entonces con Coalición Canaria.

La coalición Sí Podemos Canarias, formada por Podemos y Sí se puede, un partido ecosocialista basado en Tenerife, obtuvo cuatro escaños en 2019 e incorpora en estas elecciones a Izquierda Unida, con lo que su nueva denominación es Unidas Sí Podemos Canarias, si bien la candidata es la misma, Noemí Santana.

En la oposición que quiere dejar de serlo, Coalición Canaria, que se quedó en 20 escaños en 2019, cinco menos que el PSOE, busca recuperar el Gobierno con el mismo aspirante que hace cuatro años y que hace ocho, Fernando Clavijo, que vuelve desde el Senado y que ha reforzado su candidatura con la presencia de Ana Oramas, quien deja el Congreso 16 años después.

El PP se tuvo que conformar en 2019 con once diputados y presenta ahora un nuevo candidato, Manuel Domínguez, presidente del partido en las islas desde hace un año y medio y a quien las encuestas dan un avance en escaños y un sorpasso en votos a CC.

En el banquillo para entrar por primera vez en el Parlamento calientan Vox, que nunca ha tenido representación autonómica, y Drago Verdes Canarias, liderado por el exsecretario de Organización de Podemos Alberto Rodríguez, quien espera recoger el voto de los desencantados con el decepcionante papel que atribuye a sus antiguos compañeros en el gobierno.

Al que no dan opción las encuestas es a Ciudadanos, que presenta a Isabel Bello y que en 2019 entró con dos diputados.

UNA EXMINISTRA EN CAMPAÑA

Un foco de interés especial en estos comicios se sitúa en Las Palmas de Gran Canaria, primera ciudad en población de Canarias y en la que la exministra Carolina Darias parte como favorita, aunque los pactos serán imprescindibles.

En la otra capital, Santa Cruz de Tenerife, un feudo tradicional de Coalición Canaria, están las espadas en alto después de un mandato convulso y dos candidatos que repiten: en 2019, la socialista Patricia Hernández pactó con Ciudadanos y se alzó con la alcaldía que ostentaba CC desde tiempos remotos, pero el nacionalista José Manuel Bermúdez recuperó el bastón con una moción de censura durante el confinamiento.