Sanidad y FECAM elaboran una guía para el abordaje del envejecimiento saludable desde los ayuntamientos

El documento ‘Recomendaciones para trabajar el envejecimiento saludable en los municipios’ promueve la calidad de vida de las personas implementando acciones que mejoren su bienestar, basadas en la evidencia científica

El objetivo de la guía es dotar a los ayuntamientos de una herramienta de promoción de la salud física y emocional con acciones dirigidas a fomentar entornos amigables con los mayores, promover hábitos de vida saludable y de bienestar emocional

Según la OMS, el envejecimiento de la población es uno de los mayores éxitos de la salud pública y del desarrollo social y económico. Será sostenible si se establecen programas y políticas que mejoren la salud, la participación y la seguridad de los mayores

 

La Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud, junto a la Federación Canaria de Municipios (FECAM) han elaborado una guía denominada Recomendaciones para trabajar el envejecimiento saludable en los municipios. El objetivo de esta iniciativa es ayudar a los organismos públicos a impulsar acciones eficaces que promuevan una mejora en la calidad de vida de los mayores.

La guía se ha desarrollado en el contexto de la Estrategia de Promoción de la salud y Prevención del Sistema Nacional de Salud (EPSP) y su adaptación a la Estrategia Canaria de Islas y Municipios Promotores de la Salud (ECIMPS) como una herramienta común para todos los municipios de Canarias, que recoge recomendaciones enfocadas a la actividad física, a la promoción de hábitos saludables y la importancia de la salud emocional, entre otras.

Después de que la FECAM consultara y recabara información de los 88 municipios de Canarias sobre las acciones que realizaban con mayores, las mismas fueron analizadas por un grupo de trabajo constituido entre el servicio de Promoción de la Salud y la FECAM para valorar la eficacia de cada una de las acciones y conseguir, así, mejoras en el envejecimiento activo de la población, en el marco de la evidencia científica publicada hasta el momento.

Resultado de este análisis es Recomendaciones para trabajar el Envejecimiento Saludable en los municipios, guía en la que se expone el conjunto de recomendaciones orientadas a promover la calidad de vida de las personas mayores, priorizándose las acciones de mayor evidencia conocida.

Durante los próximos meses, Dirección General de Salud Pública y la FECAM trabajarán con las organizaciones locales del archipiélago en la divulgación de estas recomendaciones con el fin de alcanzar mayores beneficios para las personas mayores.

Objetivos

El objetivo de la guía es promover un cambio en la forma de percibir y afrontar el envejecimiento, fomentar entornos amigables con los mayores, estilos de vida saludables, favorecer la participación social en la toma de decisiones y la equidad, entre otros objetivos. Para ello, el documento recoge las acciones a desarrollar por los municipos para promover el envejecimiento saludable relacionadas con hábitos saludables como la alimentación, la actividad física, el tabaquismo y el alcohol así como los relacionados con la adherencia terapéutica, el deterioro cognitivo, la soledad no deseada y el bienestar emocional aunados en cinco líneas estratégicas.

La nueva publicación está disponible para su consulta en la página web del Servicio Canario de la Salud, en el siguiente enlace: https://bit.ly/Envejecimiento_Salud

Envejecimiento y salud

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el envejecimiento de la población es uno de los mayores éxitos de la salud pública, del desarrollo social y económico, y será sostenible si se establecen programas y políticas que mejoren la salud, la participación y la seguridad de los mayores.

Esta senectud es un proceso fisiológico que comienza en la concepción y ocasiona cambios en las características de las personas durante todo el ciclo de la vida. La diversidad en el resultado del proceso no es aleatoria y depende de las acciones llevadas a cabo a lo largo de la vida, entornos, sexo o etnia. La edad cronológica no es indicativa de los cambios que se producirán en el envejecimiento.